El Entorno

 

Qué hacer

 

Excursiones

Roteiro Mariñán Costa Doce PR-G 96

Es una ruta de 9,4 kilómetros que bordea los acantilados y media docena de calas casi vírgenes de la costa de Sada, siempre a través de un bosque de laureles, eucaliptos y pinos. Es un recorrido de baja dificultad homologado por la Federación Galega de Montañismo que va desde la playa de Cirro (Veigue) hasta el barrio marinero de Fontán (Sada), lo que permite que sea accesible para personas de todas las edades.

Durante el trayecto se pasa por tres miradores: Punta da Herba, Mirador de la Ría y Mirador de Arnela. También se puede acceder por un recorrido alternativo a la Punta de San Mamede, que ofrece una vista a 180º de la ría de Betanzos, y desde donde habitualmente se pueden avistar manadas de delfines.

Casa Lourido está justamente a mitad de recorrido.

Puedes encontrar más información de este recorrido aquí, en la web de Mar de Sada.

Punta de San Mamede

Un lugar mágico. Entre otras historias, la tradición de Carnoedo dice que en el arroyo que desemboca en la playa se desvaneció en el aire el propio San Mamede. Parece poco probable, teniendo en cuenta que este santo -que del siglo VI al XII fue uno de los más populares de la cristiandad- era originario de Turquía y murió en la costa del Mar Negro en el siglo III.

Los más viejos del lugar aseguran que existía una ermita dedicada al santo que se llevó un temporal hacia finales del siglo XIX, y que luego se reconstruyó al centro de Carnoedo, donde existe una capilla con la imagen del mártir. Tradicionalmente, el día del santo (el 17 de agosto), las familias se desplazaban a merendar a la punta del Curveiro, en el extremo norte de San Mamede.

Lo que sí es cierto es que en la Edad de Hierro se asentaba en esta pequeña península el Castro de Amandi, del que aún se pueden intuir, entre la densa vegetación, los fosos y los parapetos que protegían la entrada. Más información aquí.

Hoy es una zona casi virgen, pero no siempre lo fue: en la ensenada se amarraban barcas de pescadores hasta los años setenta, y al borde del arroyo, tierra adentro, existe una mina de wolframio abandonada que se explotó al menos hasta el final de la Segunda Guerra Mundial.

Como curiosidad, hace unos años se instaló un banco en la punta de San Mamede  que aspiraba a competir con el de Loiba (que fue votado en las redes como “el banco más bonito del mundo”), pero solo duró 48 horas tras una reclamación de los propietarios de la finca. Una pena.

Fragas del Eume

Situado cerca de la desembocadura del río Eume, entre laderas que superan a veces los 300 metros de altura, las fragas del Eume ocupan casi 9.000 hectáreas y son uno de los bosques atlánticos mejor conservados de Europa. Es un bosque mixto (eso quiere decir la palabra gallega “fraga”), donde se alternan los castaños con los robles, los abedules, los alisos, los fresnos, los tejos, los acebos, los madroños, los alcornoques y los avellanos, así como decenas de especies de árboles frutales silvestres. Y escondido en el corazón del bosque, el antiguo monasterio románico de Caaveiro, en ruinas tras más de diez siglos de historia. Un lugar mágico, ideal para recorrer a pie. Más información en Turismo de Galicia 

Chelo y A Espenuca

Entre Betanzos y Coirós, en un ensanchamiento del río Mandeo, puede llegarse al lugar de Chelo, que fue declarado paraje pintoresco en 1971. Existen dos recorridos de unos 7-10 kilómetros que permiten remontar el curso del río junto a antiguos molinos y las ruinas del balneario de O Bocelo, más información aquí. También es un lugar ideal para bañarse para quien no teme al agua fría. En las alturas, se puede atisbar A Espenuca, que desde sus casi 300 metros de altura permite disfrutar (entre los huecos que dejan los eucaliptos) de una panorámica de toda la comarca de As Mariñas. En la cumbre puede visitarse la antigua ermita de Santa Aia, construida hace más de diez siglos, probablemente sobre un antiguo altar neolítico a la fertilidad. Y para quien le interese el románico, no muy lejos pueden visitarse tres iglesias: San Xulián de Coirós, el Divino Salvador de Collantres y Santa María y Santiago de Ois. Y no muy lejos, el uno de los tesoros de la arquitectura religiosa gallega: el Mosteiro de Monfero.

Ruta en velero o moto de agua por la Ría de Betanzos

En el puerto de Sada existen varias empresas que organizan travesías en velero (con patrón) o en moto de agua (con monitor) por la ría de Betanzos y las fragas del Eume. Nuestra experiencia -muy recomendable- ha sido con Privata Marina, que organiza tres excursiones de dos horas: la Ruta de las Playas y la Ruta de las Cuevas, y las Fragas del Eume. Podéis reservar a través de la web privatamarina.com

Ciudades y pueblos

Sada

Su paseo marítimo, de casi 5 kilómetros, es el lugar ideal para contemplar la ría de Betanzos, que en esta zona se remansa y hace pensar más en su condición de desembocadura del río Mandeo que en el océano Atlántico.

El paseo discurre desde la Playa de las Delicias, un arenal de 500 metros solo apto para bañarse durante la pleamar, hasta el barrio marinero de Fontán, con sus coloridas casas de pescadores colgadas sobre el puerto. Y en el centro del paseo marítimo, la bella silueta de La Terraza, una de las joyas de la arquitectura modernista coruñesa, cuya terraza de verano es uno de los lugares ideales para tomar un café o una copa a media tarde.

Durante años, Sada tuvo el dudoso honor de ser el lugar de veraneo de Francisco Franco, que atracaba su yate Azor en el puerto y contemplaba la ría desde el Pazo de Meirás, situado en un alto a 3 kilómetros de Sada

A Coruña

A 18 kilómetros de Casa Lourido, A Coruña es una ciudad en plena mutación del provincianismo al cosmopolitismo, impulsado sobre todo por el polo de atracción de talento creativo de todo el planeta que constituye Inditex.

En A Coruña se puede encontrar desde el faro en activo más antiguo del mundo, la Torre de Hércules – construido en el siglo II- hasta una de las pocos edificios diseñados en España por Arata Isozaki (autor también del Palau Sant Jordi), el Museo del Hombre, pasando por rincones tan mágicos como los Jardines de San Carlos, donde está situada la tumba del general británico Sir John Moore a la que cantó Lord Byron.

Cuenta A Coruña con una red de museos sorprendentemente rica para una ciudad de poco más de 250.000 habitantes, entre otros el Museo Nacional de Ciencia y Tecnología, el Museo Provincial de Bellas Artes (que conserva algunas obras de juventud de Pablo Picasso, que vivió en la ciudad) o las colecciones de arte de Abanca y la familia Barrié de la Maza, conservada en la Fundación homónima.

Uno de los recorridos más típicamente coruñeses es a lo largo de la “calle de los vinos”, en realidad una sucesión de calles que arranca en la calle de la Estrella (cerca del Cantón Grande) y desemboca en la Plaza de María Pita, e idealmente pararse a tomar una tapa y una Estrella Galicia en alguno de los casi 70 bares y restaurantes que jalonan el camino.

Otro barrio que merece una visita es la Cidade Vella, una sucesión de callejas y pequeñas plazas que conservan el encanto de lo que fue la ciudad hasta al menos el siglo XIX entre iglesias románicas como la de Santiago o Santa María del Campo, o palacios barrocos como la Casa de Cornide.

En A Coruña no solo se ha sofisticado la oferta comercial, con magníficas tiendas de pequeñas marcas de ropa o decoración, sino también la gastronomía, con restaurantes a la vanguardia de la creatividad culinaria como Árbore da Veira o Taberna Hokuto.

Betanzos

Construida sobre el terreno que ocupaba el antiguo castro celta de Untía, en una colina entre los ríos Mendo y Mandeo, Betanzos de los Caballeros fue elegida por los Reyes Católicos como capital de una de las siete provincias que antiguamente conformaban el Reino de Galicia. Declarada Conjunto Histórico-Artístico, en su casco antiguo pueden admirarse varios edificios de gran valor arquitectónico, entre ellas las iglesias románicas de Santiago y Santa María del Azogue, la gótica de San Francisco (donde se encuentra el impresionante sepulcro de Fernán Pérez de Andrade), el ayuntamiento neoclásico diseñado por Ventura Rodríguez, la modernista Casa Núñez, el Pazo de Lanzós o el Pazo de Bendaña. En las cercanías de la ciudad se encuentra el Parque del Pasatiempo, una especie de parque temático construido a principios del siglo XX. Es famosa su tortilla, caracterizada por el huevo poco cuajado: el mejor lugar para degustarla es, sin duda, el Mesón O Pote.

Monumentos

A Terraza

Situado originalmente en los Jardines de Méndez Núñez de A Coruña, fue trasladado a Sada cuando se construyó el Kiosco Alfonso, en 1920. Concebido por el arquitecto Antonio López (autor de otros edificios notables de A Coruña como la Casa Barrié, la Casa Arambillet o la Casa Gradaílle), es un edificio modernista construido en madera, hierro forjado y vidrio de inspiración artdéco. Declarado Bien de Interés Cultural en 2018, se ha convertido en el símbolo de Sada. Funciona como cafetería y restaurante, y cuenta con una de las terrazas más agradables de la zona.

Pazo de Meirás

Edificado sobre una fortaleza medieval que fue destruida por las tropas francesas en 1809, las Torres de Meirás fueron construidas hacia 1893 por la escritora Emilio Pardo Bazán, que se casó en su capilla y compuso varios de sus relatos en la biblioteca de la Torre de la Quimera. Tras la Guerra Civil, fue durante varias décadas la residencia estival de Francisco Franco y su familia, quien la puso a la venta poco después de la declaración de Bien de Interés Cultural en 2018. 

El Pasatiempo

Este recinto es un precursor de lo que hoy consideraríamos un parque temático. Construido en 1893 por Juan García Naveira, uno de los grandes benefactores de Betanzos tras hacer fortuna en Argentina, ocupaba originalmente cuatro hectáreas a las que se accedía por una verja que reproducía la del Palacio de Versalles, guardada por dos leones que tras la guerra civil – época en la que el Pasatiempo sirvió como campo de concentración de prisioneros republicanos- fueron trasladados a Covadonga. Muchos expertos consideran que la estructura del parque representa un viaje iniciático masónico. Hoy todavía puede accederse a una de las grutas, se puede visitar el estanque y pueden admirarse relieves de la pirámide de Keops, el canal de Panamá o un monumental león de cemento.

Tiendas

Sargadelos

La tienda de O Castro tiene un encanto añadido: aquí es donde creó y vivió el alma de Sargadelos, el genial pintor y hombre renacentista Isaac Díaz Pardo. La originalidad de los diseños de la cerámica de Sargadelos emanan de la increíble fertilidad creativa de don Isaac, pero también del cruce que se produjo en el Buenos Aires de los años cuarenta entre dos grupos de exiliados: pintores gallegos como el propio Díaz Pardo, Luis Seoane o Carlos Maside, y algunos diseñadores alemanes y austríacos salidos de la Bauhaus como Franz Möller. Excelentes vajillas de diseño y colores únicos, de excelente calidad y presentes en las grandes tiendas de diseño del mundo como Le Bon Marché en París o La Fábrica en Madrid. Es muy interesante la visita guiada a los talleres y el centro de diseño. También merece la pena pasearse por el increíble Museo Carlos Maside, con obra de los grandes maestros expresionistas gallegos. Ver Sargadelos.

El Rastro de Merce

Es una de nuestras tiendas preferidas de la zona. Ubicada en el casco antiguo de Betanzos, tiene el encanto de su autenticidad. Un buen sitio para comprar antiguas vajillas de Sargadelos, muebles del siglo XX y cientos de pequeños objetos que su dueña selecciona con gusto. Ver tienda.

Deportes

Vela y deportes náuticos

Sada cuenta con el puerto deportivo con más amarres de todo el norte de Galicia. Cuenta con escuelas de vela ligera como Alamar o Cadenote , de alquiler de veleros y embarcaciones de motor como AltaVela  y de alquiler de motos de agua como Privata Marina.

Golf

El mejor campo de los alrededores es el Real Club de Golf de A Coruña, (a 20 km), un campo de 18 hoyos con ungreenfeemáximo de entre 100 (entre semana) y 150€ (fines de semana).

Como alternativa, puedes ir al Hércules Club de Golf , en Arteixo (a 37 km), con un greenfee más accesible (en torno a 50€), o al Club de Golf Miño  (a 20 km), con el fee más accesible de la zona (en torno a 35€)

En A Coruña, también existe un Campo de Golf Municipal  de 9 hoyos, en A Torre, con una entrada de 12€.

Restaurantes

Casa Ramos

650 m. Carnoedo. Chan da Aldea. + 34 981 62 31 56.

Comida casera de calidad. En torno a 25€ por persona. Nito, el dueño, es una celebridad local. Su lema: “soy de pueblo pero elegante”. Lourdes, su mujer, es una excelente cocinera. Importante llamar antes de ir: no abre todos los días.

Licar

5,2 km. Sada. Avenida do Porto, 42. + 34 981 617 437

Sin duda, el mejor restaurante de pescado y marisco en los alrededores. Cada día les compra la materia prima en la lonja de A Coruña nuestro vecino de enfrente, Jose. Alrededor de 30€ por persona.

Bar A Escola

5,5 km. Lorbé. Rúa Golfiño 65. +34 981 617 437

Muy bueno y muy barato. Mejillones, pescado y carne cocinados con sencillez. A partir de 15€ por persona. Decoración y servicio ajustados al precio.

Camping Los Manzanos

9,2 kilómetros. Rúa Maceiras. 15179 Oleiros (A Coruña) +34  981 62 72 40

Las mejores pizzas de la zona en una terraza ideal para las noches de verano (aunque un poco ruidosa). Carne y pescado a la parrilla a un precio medio de 20€ por persona. Buena bodega.

Casa Lourido

Aldea Campo da Cruz, 16
15169 CARNOEDO - SADA
A CORUÑA
ESPAÑA

Tel. +34 666 29 69 35

 

Te informaremos de todas las novedades

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies